jueves, 5 de abril de 2012

Dentro de Diablo III



Con el beneplácito de Blizzard que me ha mandado un mensaje para indicarme que os puedo contar mi experiencia betatester del juego, pues allá voy. Lástima de pantallazos que no sé cómo hacerlos (mi imprimir pantalla no parece hacerme mucho caso...), pero vamos que con que os metáis en youtube y miréis lo que hay vais bien servidos (y si no pues echad un ojo a esta entrada que puse en su momento, porque en esta otra se han cargado los vídeos que enlacé por entonces :P).

Voy a hablaros de cosas que tiene el juego y que a mi personalmente me han gustado mucho. En primer lugar decir que la cosa se ha simplificado mucho, si cabe, pero sin quitar opciones, he de añadir. Vamos que el juego es mucho más jugable y para alguien como yo, que no soy muy dado a cierto tipo de juegos con miles de variantes a tener en cuenta, pues lo agradezco y mucho. Mi comparativa la voy a realizar con el Diablo II (y Lords of Destruction), que es al que he jugado mucho más. Además al Diablo I no he jugado y ya queda muy lejano en el tiempo como para poder tenerlo en cuenta.

Apilamiento de pociones: Hasta donde he jugado, las pociones de curación se pueden apilar de 100 en 100, pero no necesitas 70 espacios para colocarlas, en un único espacio de tu inventario se van añadiendo los numeritos y cuando llegas a 100 se rellena otro espacio con las pociones sobrantes hasta que se rellena y llega a otros 100. Sin embargo, en la tecla rápida para tomar la poción sigue aumentando el número todo lo que haga falta 102, 150, 160...

¡No existen las pociones de maná!: Y creedme, esto no es malo. El maná se recupera a una velocidad bastante rápida incluso cuando lo dejas a 0 con poderes que absorben mayor cantidad del mismo. Es una variable menos a tener en cuenta al menos en cuanto a toquetear botones, y como digo, no pasa nada, porque tus habilidad de botón izquierdo del ratón apenas usan maná (si es que lo gasta, lo cual dudo mucho).


Habilidades Principales: Con un click de botón derecho u botón izquierdo tienes las dos habilidades principales listas para arrojarse contra tus enemigos. Esto no ha cambiado del Diablo II. Además en interfaz es bastante intuitivo y casi sin tutorial, a nada que hayas jugado a Diablo II sabes cómo usarlo todo.

Avances con Runas: Cada uno de tus poderes principales tiene varias runas que se pueden ir añadiendo para hacerlos más poderosos según vas avanzando niveles. Por ejemplo, la Maga usa un proyectil mágico que unos niveles más tarde y con la runa adecuada lanza 3 proyectiles a la vez. En lugar de aumentar el nivel del conjuro (como en Diablo II), lo que haces es asignarle una runa para que haga unos determinados efectos (paralizar, ralentizar, envenenar, etc.).

Cuatro teclas de poderes especiales: En la beta tan sólo llegas a desbloquear dos de ellos, que corresponden precisamente a dos de las habilidades especiales de tu personaje. Estos poderes van aparte de los poderes principales y son bastante más poderosos pero tienen un tiempo de recarga largo (y algunas suelen consumir bastante maná), por lo que una vez gastado tienes que esperar para volverlos a utilizar. Estas habilidades especiales pueden ser remolinos de energía, invocación de perros zombis, poner trampas para ralentizar al enemigo, etc.). También tiene habilidades pasivas para retroalimentar tu maná, tu vida, etc. de las que no tienes que estar atento, porque... ¡porque son pasivas!

Sin Pergaminos de Portal a Ciudad: Sí, sin pergaminos... ahora es una habilidad única que desbloqueas después de una de las aventuras del juego, es decir, que ni hace falta acumularlos en grimorios ni hostias en vinagre. Lo usas tantas veces como quieras, pero eso sí tarda un tiempo en activarse, no es automático como en Diablo II, así que úsalo cuando sepas que estás sin enemigos cerca.

Encuentros aleatorios: Aunque siguen siendo finitos como en Diablo II (si matas a todos los bichos de un área no vuelven a aparecer más), hay algunas mazmorras que cambian sus enemigos dependiendo del nivel que tengas. A veces son más, a veces son menos e incluso a veces se genera algún tipo de evento especial para conseguir tesoros especiales. En la beta no ocurre siempre pero es de agradecer cuando te los encuentras :) Además, cuantos más personajes juegan a una partida pública los monstruos se vuelven más numerosos y difíciles de matar (vamos, se vuelven más duros acorde con el grupo que se acaba de meter, y el tesoro se genera para ti personalmente, no tienes que pelearte por él con los demás).

Más espacio para los Objetos: Además de tener más espacio ahora los objetos ocupan menos. Un escudo ocupa 2 espacios, una espada a dos manos otros 2 espacios, etc. Muy de agradecer para evitar estar yendo continuamente al pueblo para venderlos.

Artesanos: Ahora puedes conseguir dos tipos de artesanos, aunque en la beta sólo tenemos al herrero. Con él podremos construir objetos especiales y específicos para nuestro personaje, que suele ser algo mejor que el equipo que normalmente encontramos entre los vendedores. Además podemos reducir a componentes mágicos los objetos que se marcan como especiales o mágicos pero que son inferiores al equipo que llevamos equipado. Con esos componentes mágicos y con algo de dinero el herrero nos puede construir los objetos, armaduras y armas especiales que os comento. Para colmo, al artesano le puedes subir de nivel gastándote dinero en entrenarle, de modo que puede aprender a construir muchas más cosas cuantos más niveles obtiene.

Interacción con el Entorno: No es una interacción total y absoluta, como puedes ver en otros juegos, pero añade un toque muy interesante al juego, de modo que puedes golpear vigas inestables para que caigan escombros sobre enemigos y mueran aplastados, soltar candelabros de araña para ídem o destruir vasijas, altares o estatuas demoníacas. De hecho cuantos más objetos destruyes de un golpe o en un corto período de tiempo más experiencia te llevas (al igual que si matas a los monstruos aplastándoles).


Ambientación y Personajes: He de decir que algunos personajes del Diablo II me gustaban mucho, en especial el Nigromante o la Valquiria, pero aquí los hemos perdido en favor de unos personajes que al menos les podemos cambiar el sexo (más allá de eso la única personalización que tenemos serán sus habilidades y equipo, pero bueno, visto que la visión sigue siendo "isométrica", tampoco pasa nada). Los personajes son el Bárbaro/a, el Cazador/a de Demonios, el Monje, el Médico Brujo/a y el Mago/a. Aunque a mi personalmente no me gusten el Médico Brujo o el Monje, he de decir que su estética y trasfondo casan mucho en la ambientación oscura que se nos está presentando. Docenas de ratas, cuervos que sobrevuelan cadáveres cuando nos acercamos, espantapájaros tétricos y parajes desolados siguen dando un toque realmente oscuro y desolador al juego, y la verdad es que son de agradecer para meterte en el juego.

En cuanto a la beta en sí, pues bueno es una lástima que sólo juegues el principio del primer acto (hasta el primer enemigo "de fase") y que los personajes sólo puedas subirlos hasta nivel 13 nada más, pero bueno, es una beta, qué le vamos a hacer ;P Eso sí, yo he tenido que bajar todos los niveles gráficos al mínimo para jugarlo, porque cuando hay cinemáticas o conjuros nuevos que activas por primera vez el juego se ralentiza (es como que mi procesador tiene que recordar la nueva habilidad antes de poderla enseñar en todo su esplendor (y velocidad)).

Como curiosidad y para ir terminando, para todos aquellos que hayan jugado a Golden Axe en el pasado he de decir que han metido un "Goblin del Tesoro" que cuando le golpeas suelta monedas y si te lo cargas suelta un montón de oro y tesoros, pero que si no lo haces a tiempo sale corriendo y abre un portal dimensional por el que puede escapar. ¿Os acordáis a los enanitos azules y verdes que daban pociones mágicas y jamones? Qué grande XD