lunes, 2 de enero de 2012

In Nómina System


Un aguerrido sjoolgaard con sospechoso parecido a Terrax...

¡Hola a todos! ¡Y feliz año! Antes de nada quisiera darle gracias a Terrax por animarme (y permitirme) escribir en su blog. ¡No soy digna, Maestro!

La razón por la que escribiré algún que otro post en los próximos días es porque tenemos un proyecto en común (In Nomine Noctis), para el cual estoy desarrollando el sistema de juego, al que he llamado Plus Ten System, o como pasaré a denominar en sucesivas ocasiones, PTS, como las pesetas (que queda más castizo).

Puesto que esto es sólo la introducción os contaré un poco por encima el por qué de este nuevo sistema, cómo nació.

PTS no ha nacido ahora, y mentiría si dijera que el mérito es completamente mío. Aunque de ese sistema original queda muy poquita cosa, el germen se remonta a hace una buena montonera de años, cuando tenía 19 años nada menos. Por aquel entonces acababa de escribir un libro tipo fantasía (más de 350 páginas con un tufo a Tolkien que tiraba para atrás) y se lo di a leer a un par de amigos y les gustó mucho. Ellos, al igual que yo, flipábamos con esas cosillas, habíamos jugado al rol en el colegio y lo habíamos dejado por falta de gente interesada en ello. Y decidimos retomarlo. Estamos hablando de una época en la que no había apenas literatura fantástica a excepción de Tolkien y la Dragonlance, y ya no digamos películas del género.

Por desgracia era una época muy oscura para el rol, aquella en la que ibas a una tienda de rol (de ésas que ponía ROL en el letrero de la entrada) y cuando preguntabas al dependiente no sabía lo que era... Total, que tras mucho patear Madrid (y por muchas pesetas, que aún no había euros) acabamos pillando un D&D, con sus mapitas, su manual del master, etc... Pero no encontramos ningún manual del jugador. Y entonces no era como ahora; el internet estaba recién estrenado... O sea, que tocaba buscarse la vida: fabricarse un manual.

Y ya que nos poníamos, hicimos un juego completo desde cero. Cogimos mi ambientación (un mundo completamente nuevo) y le hicimos un mapeado, un compendio de bestias y enemigos, un manual de juego, y lo ilustramos... En fin, un juego completo al que estuvimos dándole caña durante casi 4 años todos los fines de semana.

Es ese germen el que he recuperado para PTS. He cogido lo que me gustaba y desechado lo que no, siempre procurando innovar (ha bebido mucho de mi experiencia en el rol en vivo) y evitando vicios de otros juegos de rol al uso. Me gusta porque tiene cosas muy chulas (a mi entender) que no tienen otros reglamentos, precisamente gracias a ese origen venido de la nada más absoluta.

Pues esto es todo por el momento. Sé que no he explicado en qué consiste, pero quería antes mostrar un poco el porqué de todo esto. Ya me meteré en harina otro día, que este post es ya muy largo.

Un saludo a todos los que leéis el blog... ¡Y gracias por aguantarme!